Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Red de Alcaldes por la Paz "Mayors for Peace"

El 24 de junio de 1982, en la Segunda Sesión Especial de Naciones Unidas sobre el desarme que tuvo lugar en Nueva York, Takeshi Araki, entonces Alcalde de Hiroshima, presentó el "Programa para promover la solidaridad entre ciudades hacia la total abolición de las armas nucleares".

El programa ofrece a las ciudades un medio para traspasar sus fronteras nacionales y trabajar juntas a FAVOR DE LA ABOLICIÓN DE LAS ARMAS NUCLEARES.

La misión de los Alcaldes por la Paz es "construir solidaridad" y facilitar la comunicación entre las ciudades que apoyan el programa. Su principal objetivo es trabajar en el ámbito internacional para aumentar la concienciación de los países con respecto a la abolición de las armas nucleares. También dirige sus esfuerzos a conseguir una paz duradera en el mundo, velar por el bienestar de los refugiados y combatir los problemas que amenazan una coexistenca pacífica (el hambre, la pobreza, la destrucción ambiental, etc).

En mayo de 1990 "Mayors for Peace" fue oficialmente registrada como una ONG de carácter consultivo asociada a Naciones Unidas. En 1991 alcanzó la categoría II, es decir, ONG de carácter consultivo especial reconocida por el Consejo Económico y Social.

Actualmente forman parte de esta asociación 1306 ciudades de 115 países y regiones.

CONVENIO DE LOS ALCALDES POR LA PAZ

En agosto de 1945, las primeras armas nucleares usadas en la historia de la humnaidad causaron una catástrofe indescriptible en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki. Incluso ahora los supervivientes de la "Bomba-A" siguen sufriendo, tanto física como psicológica y socialmente, sus repercusiones. Sin embargo, las armas nucleares no se han suprimido; continúan amenazando la existencia humana. Nuestra meta es mantener un ambiente que permita a los ciudadanos llevar una vida segura y contribuir al logro de una paz duradera en el mundo. Con este fin prometemos hacer el esfuerzo de crear una "solidaridad entre ciudades" que supere límites nacionales y diferencias ideológicas para alcanzar la abolición total de las armas nucleares y evitar que se repitan tragedias como las de Hiroshima y Nagasaki.

Acordamos la puesta en marcha del "Programa para promover la solidaridad de las ciudades hacia la abolición de las armas nucleares" propuesto por Hiroshima y Nagasaki.

Además esperamos que la "Conferencia Mundial de los Alcaldes por la Paz con la Solidaridad entre ciudades", que llevó a cabo su primera sesión en agosto de 1985, se convierta en una organización permanente.

Por consiguiente, establecemos por este medio una organización que se conocerá como los "Alcaldes por la Paz"(Mayors of Peace).

CAPÍTULO I. Propósitos y principios

Artículo 1. El propósito de los "Alcaldes por la Paz" es contribuir al logro de una paz duradera en el mundo despertando la preocupación entre los ciudadanos por la abolición total de las armas nucleares a través de una estrecha solidaridad entre las ciudades adscritas al "Programa para promover la solidaridad de ciudades hacia la abolición de las armas nucleares"; así como esforzarse en solucionar los problemas vitales de la raza humana como son el hambre y la pobreza, las malas condiciones de los refugiados, los abusos de los derechos humanos y la degradación ambiental. (Se hará mención a las ciudades que se han unido al programa con el nobre de "ciudades de la solidaridad").

Artículo 2. La Organización y las ciudades de la solidaridad, en la búsqueda de los propósitos indicados en el artículo 1, actuarán de acuerdo con los principios siguientes:

La Organización se basará en la amistad, voluntad y respeto por las condiones actuales de las ciudades de la solidaridad.

La Organización se dedicará a la abolición total de las armas nucleares, al logro de la paz duradera en el mundo y a solventar problemas tales como el hambre, la pobreza, el malestar de los refugiados, los abusos de los derechos humanos y la degradación ambiental en cooperación con las Naciones Unidas, organización clave para el mantenimiento de la paz en el mundo.

Las ciudades de la solidaridad trabajarán para el desarrollo de relaciones y lazos amistosos de solidaridad entre ciudades sobre la base de la comprensión mutua y actuarán de buena fe para el logro de los propósitos de acuerdo con el actual convenio.

Las ciudades de la solidaridad intentarán aumentar el conocimiento global "Espíritu de Hiroshima y Nagasaki presentando y extendiendo la idea de la solidaridad entre ciudades.

CAPÍTULO II. Actividades

Artículo 3. La Organización, en la búsqueda de los propósitos indicados en el Art. 1, será requerida para las actividades siguientes:

Para presentar y extender la idea de solidaridad entre ciudades por las ciudades del mundo.

Para hacer un llamamiento por la abolición total de las armas nucleares y por un desarme completo y generalizo ante organizaciones relacionadas tales como Naciones Unidas.

Para coordinar las siguientes actividades promovidas por las ciudades de la solidaridad.

Las ciudades de la solidaridad llevarán a cabo reuniones y acontecimientos dedicados al desarme y la paz, y/o a la solución de problemas tales como el hambre, la pobreza, la mala situación de los refugiados, abusos de los derechos humanos y la degradación ambiental y enviarán copias de cualquier declaración, resolución o proclamación que surja, asociada a estos acontecimientos, a otras ciudades de la solidaridad.

Las ciudades de la solidaridad transmitirán mensajes defendiendo la abolición total de las armas nucleares y el desarme completo al Secretario General y al Presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas. Además, las copias de los mensaje serán intercamabiadas con otras ciudades de la solidaridad.

Las ciudades de la solidaridad que patrocinen talleres e encuentros sobre paz, desarme, seguridad y solución de los problemas mencionados en este convenio; enviarán los folletos, libros y materiales relevantes que divulguen los resultados de estos encuentros a otras ciudades de la solidaridad.

Las ciudades que publiquen u obtengan documentación sobre los temas tratados por la asociación, los harán constar ante otras ciudades de la solidaridad.

Considerando la situación internacional actual y la urgencia e importancia del desarme nuclear, las ciudades de la solidaridad llevarán a cabo exposiciones fotográficas que describan y representen ante los ciudadanos del mundo la verdadera naturaleza de la devastación producida por las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki.

Las ciudades de Hiroshima y Nagasaki cooperarán proporcionando las fotografías, documentales, libros, etc. necesarios para la exposición y que representen el desastre causado por los bombardeos atómicos.

Para patrocinar y organizar eventos que puedan ser necesarios para alcanzar los propósitos indicados en el presente convenio.
[...]


CAPÍTULO V. La Secretaría

Artículo 11. La Secretaría que gestionará la organización se establecerá en Hiroshima.

[...]

La Presidencia de la organización se encuentra en Hiroshima, Japón y actualmente ostentan elcargo de Vicepresidente los alcaldes de las ciudades de Nagasaki, Japón; Hannover, Alemania; Malakoff, Francia; Manchester, Reino Unido; Muntinluupa, Filipinas; Volgograd, Rusia; Akron, Estados Unidos; Christ-church, Nueva Zelanda; Florencia, Italia; y Laakdal, Bélgica.