Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Declaración del Consejo Municipal de Cooperación y Solidaridad Internacional por la Universalidad de los Derechos Humanos

El pasado lunes, 1 de marzo, el conocido actor español Willy Toledo declaró públicamente su desasosiego por la muerte del preso cubano Orlando Zapata y censuró al gobierno cubano por no haber sabido salvar una vida que, privada de libertad, estaba bajo su responsabilidad.

Willy Toledo tuvo también el atrevimiento de referirse al fallecido como a "un delincuente común" y a algunos de los así llamados "disidentes" como a "terroristas", reproduciendo la información de las autoridades de Cuba.

Inmediatamente los mismos medios, los mismos políticos y los mismos intelectuales que aceptan con naturalidad las versiones oficiales del gobierno marroquí en relación al Sahara, de Israel con Palestina, de Estados Unidos en las torturas de Guantánamo, del gobierno colombiano con más de 500 sindicalistas asesinados en la etapa de Uribe (según informe de la CES), o la situación de Honduras con un golpe de estado con más de 142 opositores asesinados, o la "democracia del burka afgana" se han lanzado, henchidos de indignación, a romperle figuradamente la cabeza con el libro del fundamentalismo democrático, al tiempo que autoproclamaban que la letra con sangre entra, y el SISTEMA también, su limpieza de sangre democrática.

Los grandes medios de comunicación españoles han dedicado desde finales de febrero más páginas a estas declaraciones que a las víctimas civiles de Afganistán, de Irak o a los huérfanos de Haití o los afectados por el terremoto de Chile, por no hablar de la bloguera iraquí Hiba Al-Shamari, detenida, torturada y desaparecida durante un mes y ahora sometida a juicio en Bagdad por "desprestigiar la imagen de la nación" o el reciente caso de Aminetu Haidar acosada, perseguida y represaliada por el gobierno marroquí, últimamente muy valorado por la Unión Europea todo ello sin que ninguno de los ofendidos por el "régimen de Castro" haya levantado su voz o aireado sus tripas.

Contra Willy Toledo y otras muchas personas que opinamos como él se ha desatado una unanimidad talibánica, un tsunami de pulgares boca abajo y moralizantes azotes perdonavidas, no se trata más que de la defensa a ultranza del sistema y la defensa del pensamiento único.

Es en las cuestiones pequeñas, las del día a día, donde se revela el estado de salud de una democracia que no necesita guardianes frente a otras opiniones políticas o ideológicas tan dignas como cualesquier otra.

Curiosamente en un país con una grave crisis económica donde se amenazan las pensiones, se persigue a gran parte de los inmigrantes, se producen malos tratos, sigue habiendo torturas, se persigue al juez Garzón, por ejemplo, por su papel en el caso Gürtel y en la Recuperación de la Memoria y las fosas comunes, se protege a criminales de guerra y se mandan soldados a invadir y matar civiles en otras tierras.

Estas son algunas de la reflexiones sobre la doble moral en relación con la jerarquía de la Iglesia y la derecha más recalcitrante que pretende eliminar todo tipo de posicionamiento político o ideológico que sea interpretado como minoritario, todo ello sobre la base de intimidar e imponer como en la mejor época de los voceros del franquismo.

Por ello, el Consejo Municipal de Cooperación y Solidaridad Internacional del Ayuntamiento de Gijón/Xixón, acuerda y declara su firme compromiso de defensa de los derechos humanos en cualquier parte del mundo indistintamente del color político de los gobiernos.

En Gijón/Xixón, a 9 de marzo de 2010

NOTA: Esta declaración fue aprobada con el único voto en contra de la representante del Partido Popular.